Pequinés

perro pequinés blanco con marrón mirando

Es un perro pequeño, desconfiado, no es muy activo, ideal para espacios pequeños y para personas ancianas. No es recomendable para niños porque no les tiene mucha paciencia. Tiene carácter fuerte y ladra mucho a los extraños.

Orígenes e historia

Se remonta al año 2000 a. de C. Fué considerado sagrado y valioso. En China matar o robar un pequinés se castigaba con la pena de muerte.

Características físicas:

Es robusto, de patas y cuello cortos. Las extremidades anteriores tienen una forma que se relaciona con la buena salud del perro. La cabeza es fuerte, más ancha que larga, con el surco frontal marcado. El stop es marcado. El hocico es algo ancho. Los ojos son grandes, brillantes, redondos y protuberantes. Las orejas tienen forma de corazón se caen a los lados de la cabeza con largas mechas de pelo. El cuerpo es pequeño. La cola sale desde lo alto, está rígida, algo curvada encima del lomo y con abundantes pelos.

Pelo: ligeramente largo y liso, con mucho crin que forma un collar detrás de los hombros. El subpelo es espeso.

Color: todos los colores y razas, excepto el hígado y el albino.

Talla: macho (max. 5 kg.) y hembras (5.4 kg.)

Carácter y aptitudes

Es desconfiado con los extraños. Solo tiene algo de confianza con su dueño, que siente cariño pero sin demostrarlo en exceso. No es recomendable para niños porque los ignora. Es obediente y leal como un león, que en casos de peligro actúa con mucha temeridad.

Es un perro de compañía y es encantador para las personas compatibles con su carácter. Es muy recomendable para personas ancianas o sedentarias porque no se ejercita o mueve mucho. Antes se prefería los de patas zambas para asegurarse que no se iban a alejarse del reino imperial. A pesar de ser frío de carácter, tiene impulsos de cólera con otros perros. No se le considera dócil, ni obediente.

Observaciones y consejos

Su cuidados del pelo es trabajoso. Es un perro clásico de casa y se mueve lo mínimo posible.

Comments

No comments to display.